Posts Tagged ‘Felicity Huffman’

Cinco parejas de actores televisivos que me dan la vida

31/07/2012

Cuando una pareja que lleva mucho tiempo junta y ha formado una familia entra en crisis y se plantea separarse, suele pesar mucho el “hazlo por los niños”. Ante la (relativamente) reciente y (aparentemente) imparable riada de divorcios/rupturas de actores televisivos con relaciones estables (Courteney Cox y David Arquette, Peter Facinelli y Jennie Garth, Michael C. Hall y Jennifer CarpenterPatricia Arquette y Thomas Jane, Bradley Whitford y Jane Kaczmarek…), quiero hacer un alegato para que, en estos casos, también entre en juego el argumento “hazlo por los fans”. Y es que hay parejas de televisivos que llevan ya tantos años juntos y son tan adorables que representan la pura esencia del amor, y sus separaciones nos supondrían tal trauma que los que tendríamos que ir de psicólogos seríamos nosotros.

Además, a menudo coincide que estas parejas tan estables tienden a ser menos mediáticas, de hecho hay gente que no sabe que están juntos aunque lleven años casados e incluso tengan hijos. No se dedican a vender portadas, sólo a ser adorables, como concepto, ¿será ésta la clave de la estabilidad? Hemos seleccionado a cinco, ordenadas según el número de años de sus relaciones, pero contadnos vosotros cuáles añadiríais, a ver si vencen en adorabilidad a las nuestras.

Taran Killam y Cobie Smulders

8 años de relación. 1 hija.

Una de las parejas más discretas y/o menos conocidas de la actualidad, quizás porque él no era aún famoso cuando empezaron a salir. Todos nos enteramos del embarazo de Cobie Smulders cuando Cómo conocí a vuestra madre tuvo overbooking de embarazadas, pero no sabíamos quién era el padre de la adorable criatura, y fue un shock enterarnos a posteriori de que el hombre que este septiembre, tras tres años comprometidos, va a convertirse en el marido de Robin Scherbatsky es nada menos que Taran Killam, una de las estrellas del actual Saturday Night Live, al que hemos visto ponerse en la piel de Brad Pitt, Ashton Kutcher o Michael Cera, entre muchos otros. Pero antes de incorporarse al programa, ya le habíamos visto en varios capítulos de la serie de su futura esposa, en el cortito papel de Blauman, compañero de trabajo de Barney y Marshall. Según Cobie Smulders, la hija de la pareja, Shaelyn Cado, que ahora tiene tres años, está más emocionada que ellos mismos por la boda. ¡Qué adorabilidad!

*

Amy Poehler y Will Arnett

12 años de relación. 2 hijos.

“Probably the best thing that’s ever happened to me is Amy”. Will Arnett

Dos de los actores cómicos televisivos más queridos de la actualidad – ella pasó de estrella en el Saturday Night Life a aún más estrella en Parks & Recreation, y él ha protagonizado Arrested Development y, ahora, Up All Night, sin olvidar el divertido papel recurrente que tiene en 30 Rock – Amy Poehler y Will Arnett parecen demasiado perfectos para estar juntos, pero lo están. Desde hace 12 años. Y tienen dos retoños tan adorables como ellos para demostrarlo. Además de aparecer juntos en varias películas, él pasó por Parks y ella pasó por Arrested Development, ambos interpretando a intereses amorosos del otro. Tanto fuera como dentro de las pantallas, son de las parejas más divertidas que hay, y no lo digo sólo yo, lo dice Ben Stiller.

Debajo, un vídeo en el que demuestran su adorabilidad, lo divertidos que son, y, de paso, dan la mejor entrevista en una alfombra roja EVER:

*

Nick Offerman y Megan Mullaly

12 años de relación.

“When your wife is a legend of comedy, you have to be a huge jackass not to assume the student role”. Nick Offerman.

A ella la amamos porque es Karen, la gran diva de Will y Grace (con el permiso de ‘Just Jack’), y a él porque es Ron ‘Fucking’ Swanson en Parks & Recreation. Iconos de la comedia televisiva de ayer y de hoy, Nick Offerman y Megan Mullaly componen una de las parejas más perfectas del panorama actual. Ella estuvo casada durante cuatro años con el director de casting Michael Katcher, pero su exmarido más conocido lo tiene en la ficción, y es el propio Nick Offerman, porque a Megan la hemos podido ver en varios capítulos de Parks, haciendo de la desquiciada segunda exmujer de Ron Swanson, la bibliotecaria Tammy Two. Él también tuvo un pequeñísimo papel en Will y Grace como Nick the Plumber y salió en varios capítulos de Childrens Hospital, comedia de Adult Swim también protagonizada por su mujer.

Mullaly y Offerman, que se llevan 12 años y se conocieron en 2000 haciendo una obra de teatro, no son demasiado reservados con su vida privada, de hecho ella ha contado cómo él le pidió matrimonio e incluso han enseñado su casa. A ver si es verdad que “todo se pega” y ella le transmite un poco de suerte de cara a los premios. Si estáis enamorados de esta pareja, no os perdáis la entrevista que les hicieron en la New York Magazine, porque destilan amor por los cuatro costados y además confirman lo que todos deseábamos internamente que fuera real, que van a citas dobles con Amy Poehler y Will Arnett.

Recientemente les hemos visto colocándose con Alison Brie, y aquí podemos verlos siendo divertidos juntos una vez más, en un vídeo de College Humor:

*

Michael Emerson y Carrie Preston

13 años de relación.

“The Island stole my husband for four and a half years!” Carrie Preston.

Otra pareja de actores con larga trayectoria pero que en televisión han tenido grandes alegrías. A Michael Emerson, por supuesto, lo conocemos como el maquiavélico Ben Linus de Lost, aunque ahora protagoniza Person of Interest, y Carrie Preston compagina dos de los personajes más excéntricoachuchables de la actualidad: la sufridora camarera Arlene Fowler de True Blood, y la divertidísima abogada Elsbeth Tascioni de The Good Wife. Como curiosidad con punto freudiano, Preston interpretó en Lost a Emily Linus, madre del personaje interpretado por su marido, y ha aparecido también en un capítulo de Person of Interest. Él ha declarado su interés por hacer alguna aparición en True Blood, ¿le veremos algún día por Bon Temps? Sería curioso.

Se conocieron a mediados de los 90, también en el teatro, cuando participaban los dos en un montaje de Hamlet, en el festival Alabama Shakespeare (ella hacía de Ofelia y él, de Guildenstern). Si queréis saber más sobre ellos, no os perdáis el pequeño reportaje que les dedicó People, en el que cuentan, por ejemplo, que dan fiestas para ver True Blood y Lost, o cómo él se fue “a grabar un par de capítulos a Hawai” y no volvió en cuatro años.

*

Felicity Huffman y William H. Macy

30 años de relación. 2 hijas.

“She is at once a strong-willed and wickedly intelligent woman”. William H. Macy

“The best thing I ever did was to marry Bill”. Felicity Huffman

Para mí, la pareja definitiva en la escala de la adorabilidad. Hace unos meses les dieron dos estrellas consecutivas en el Paseo de la Fama, pero  yo se las daría todas. Felicity Huffman y William H. Macy, Lynette Scavo en Mujeres Desesperadas y Frank Gallagher en Shameless, respectivamente, también se llevan 12 años y se conocieron cuando ella era alumna de él en la Atlantic Theater Company. Desde entonces, han sido una de las parejas más estables de Hollywood. De hecho, ya llevaban 15 años viviendo juntos antes de casarse en 1997. En parte gracias al apoyo de él, ella superó tanto la anorexia como la bulimia que sufrió de joven. Tienen dos hijas, Georgia y Sofia. Han aparecido juntos en numerosas películas y series, entre ellas Sports Night, la primera serie de Aaron Sorkin.

Cuando aparecen juntos en público son siempre muy cariñosos y muy divertidos. Tanto su complicidad como su “payasismo” resultan innegables después de la presentación que hicieron en los Globos de Oro:

Así pues, ¡larga vida a todas estas parejas y que nunca nunca se separen!

***

BONUS PERSONAL

Amanda Peet y David Benioff

11 años de relación. 2 hijas.

Amanda Peet: protagonista de Studio 60, Jack & Jill, Bent

David Benioff: guionista y cocreador de Juego de Tronos

Curiosidad: se conocieron en una cita a ciegas organizada por un amigo común, y al principio a ella no le gustó el carácter de él.

Idina Menzel y Taye Diggs

16 años de relación. 1 hijo

Taye Diggs: protagonista de Private Practice.

Idina Menzel: madre de Rachel en Glee.

Curiosidad: se conocieron porque ambos formaban parte del reparto original de Rent en Broadway, y luego protagonizaron la película.  Años más tarde, ya casados, volvieron a coincidir sobre las tablas inesperadamente, ya que Diggs tuvo que sustituir por un breve periodo al actor que interpretaba al interés amoroso del personaje de su mujer en Wicked, obra que ella protagonizaba:

Desperate Housewives Bloggers Day

15/05/2012

Todo empezó una tranquila mañana en un barrio residencial, cuando la calma se vio perturbada por un disparo. Mary Alice, una mujer que parecía perfectamente feliz, se había suicidado. Éste es el punto de partida de Mujeres Desesperadas, y el momento magistral con el que nos capturó a todos. A partir de ahí, la serie se dedicó a presentarnos un barrio, Wisteria Lane, y, sobre todo, a cuatro amigas: Gabrielle, Lynette, Bree y Susan. Cuatro mujeres que, de alguna forma, han pasado a formar parte de nuestras vidas y que, sin duda, tendrán un lugar de honor en el hall of fame en el que quedan los personajes más memorables de la historia de la televisión cuando terminan sus series.

Por eso, por los momentos que nos han regalado y por el nudo en la garganta que se nos puso al saber que teníamos que despedirlas, más de 20 blogs hemos decidido rendirles homenaje en este Desperate Housewives Bloggers Day, ya que nos parecía la forma más adecuada de decirles adiós, de poner un broche a nuestra relación con esta magnífica serie, que tantas alegrías nos ha dado y que durante tantos años nos ha acompañado.

Esta serie no sería lo mismo sin ellas, las “desesperadas” que demostraron ser mucho más que unas simples amas de casa de los suburbios. No importa qué nuevos vecinos llegaran a Wisteria Lane, las cuatro amigas han sido nuestra guía en este largo recorrido de ocho años. Empecemos por recordar a Bree, la reina de las apariencias, la mujer obsesionada con el control, la perfecta esposa y ama de casa de diseño… Pero, como nos recuerda Seriesito, a menudo le hemos visto perder el control, y poco a poco hemos podido ver qué se esconde detrás de esa máscara. En el polo opuesto tenemos a Susan, una auténtico desastre en la cocina y con facilidad para verse metida en líos que busca sólo una cosa: ser amada -cosa que conseguirá de la mano de Mike.  Omar Valadez nos trae su homenaje a Susan y nos explica por qué es fácil encariñarse con ella. Gabrielle, la bella, mimada y caprichosa Gabi, ha demostrado en estos años que es capaz de soportar mucho más de lo que aparenta por su familia (aunque esto no incluya a su suegra), como nos recuerda Inquisitore Televisivo en su repaso del personaje. Por último, Lynette, la mujer trabajadora de Wisteria Lane. Pilar nos recuerda aquí mismo, en Con Series y a lo Loco, que el personaje de Lynette desafía la imagen de la madre abnegada que siempre es feliz con sus hijos. Claro, que los pequeños Scavo nunca se lo pusieron fácil.

Si ellas cuatro son los pilares fundamentales de la serie, no podemos olvidar a quienes a lo largo de los años las han acompañado, han sufrido con y por ellas y también les han ayudado a ser un poquito mejores. Hablamos, en primer lugar, de los maridos de las desesperadas: en Series de Bolsillo podéis leer un homenaje a la redención de Carlos, la devoción de Tom, la fidelidad de Mike, la represión de Rex o el espíritu vengativo de Orson. Tampoco se olvida, claro está, del marido de Mary Alice: Paul Young. No sólo sus maridos las han acompañado: a lo largo de los años, el grupo de amigas ha ido incorporado nuevos miembros que han traído nuevos cotilleos a los suburbios. Como nos recuerda Bertoff,  Edie, Katherine y Renée son las principales sucesoras de Mary Alice en el puesto de la quinta desesperada.

Mujeres Desesperadas marcó la diferencia con un episodio piloto sencillamente redondo -que nos analiza Zona de series-, y se ha despedido con una series finale a la altura: con respuestas a las intrigas planteadas, momentos muy emotivos, homenaje a los personajes que han aparecido en la serie y, como no podía ser de otra manera, un nuevo misterio. No os perdáis el análisis en Central Perk Podcast. Otro de los puntos que hacen inconfundible a Mujeres Desesperadas es esa cabecera, con música de Danny Elfman, que recorre a las mujeres a lo largo de la Historia. ¿Queréis saber cuál es la relación entre las imágenes y los créditos a los que acompañan? Lo podéis averiguar en The Hatch of Tv. Y, si la cabecera es importante a la hora de crear la imagen de la serie, no lo es menos la promoción: cada temporada ha ido acompañada de una campaña de promos y carteles que de manera sutil se referían a las nuevas tramas. En Un zombie frente a la tele podemos recordar cómo ha sido cada una… y por qué.

Si rendimos homenaje a esta serie es porque todos nosotros creemos que ha supuesto un antes y un después en nuestras vidas y quizás también en la historia de la televisión. No os perdáis el interesante análisis de Fuertecito sobre los aspectos concretos por los que ‘Mujeres Desesperadas’ pasará a la historia de la TV: desde su relación con los géneros televisivos hasta su repercusión en la cultura popular. Si por algo se caracteriza Mujeres Desesperadas es por su estructura articulada en torno a una serie de misterios; La Princesa Prometida desgrana los mecanismos que nos han mantenido en vilo durante cada una de estas temporadas. Y si queréis recordar los pormenores de cada una de las temporadas de la serie, lo mejor será que os paséis por Cafeteria JPerk, donde nos lo cuentan absolutamente todo. Y si, puestos a recordar los detalles, os apetece echar un vistazo a los momentos más tristes y emotivos (p0rque, reconocedlo, la finale os ha dejado con la lagrimilla fácil) no dudéis en visitar El blog de las series americanas. Pero si os queréis echar unas risas con las escenas más divertidas, os aconsejamos visitar de nuevo Zona de series.

La serie de Marc Cherry ha abarcado un gran número de temas, y los blogueros se han animado a analizar los más interesantes. Telesubjetivo desglosa los modelos de mujer que cada una de las protagonistas encarna: la perfecta fachada de Bree, la ardiente latina Gabrielle, el “tiburón en un acuario” que es Lynette o la princesa de cuento que aspira a ser Susan. Un elemento fundamental para la serie es la ubicación en los suburbios, esos lugares aparentemente apacibles que esconden oscuros secretos. Por eso, Serie Zeta nos desvela la mentira de los barrios residenciales, y por qué Wisteria Lane representa algo más allá de la propia serie. Wisteria es un entorno conservador, y sin embargo hemos visto en él la integración de la comunidad gay, que sin duda es una de las grandes seguidoras de la serie. En TV Spoiler Alert podemos leer de qué manera Marc Cherry y los suyos han retratado la homosexualidad en la serie. Otro de los grandes temas -en realidad, el tema clave, y sobre el que se articula la última temporada- es la amistad entre las cuatro protagonistas, como nos cuentan en Axiomas. Y es que estas cuatro amigas tan diferentes se complementan a la perfección.

Por último, recordemos que Mujeres Desesperadas nos ha permitido disfrutar de aspectos algo más superficiales, llamémoslos “sensoriales”, sin los que la serie no sería lo mismo. Hablamos, en primer lugar, de la moda: Yo no me aburro desvela las claves del estilo de cada una de las protagonistas, y cómo su ropa refleja su personalidad. Y si la moda es importante, no lo es menos la gastronomía: desde los macarrones quemados de Susan hasta los deliciosos postres de Bree, recordamos la relación de nuestras protagonistas con la cocina en Enganchada a las series. Y, como pequeño regalo, tenemos también una deliciosa receta de magdalenas de manzana en Cocina en Serie.

Con este dulce sabor de boca, os dejamos los enlaces a todas las entradas del Desperate Housewive’s Bloggers Day. Había mucho que decir, y éste es nuestro granito de arena para homenajear a la serie que nos ha acompañado durante ocho años y de la que el pasado domingo nos despedimos. ¡Hasta siempre, Desesperadas!

Con Series y a lo loco (@seriesyaloloco): Presentación de la iniciativa bloguera

Seriesito (@richietrevi): Bree

The O Blog (@omarvaladez): Susan

Inquisitore Televisivo (@fon_lost): Gabrielle

Con Series y a lo Loco (@pilartaratoruga): Lynette

Series de bolsillo (@SeriesBolsillo): Los maridos desesperados

It’s not what it looks like… it’s worse!  (@bertoff): La quinta desesperada

Zona de series (@InakiO): El piloto

Central Perk Podcast (@kiseki_7): La series finale

The Hatch of Tv (@Pieman815): La cabecera

Un zombie frente a la TV (@dhawitz): La promoción

Fuertecito no ve la tele (@fuertecito): Por qué la serie pasará a la historia de la TV

La princesa prometida (@lady_daena): La estructura de la serie

Cafetería J Perk (@JC_LOSEZ): La evolución de las temporadas

El blog de las series americanas (@Drolope): Los momentos más tristes

Zona de series (@keitza): Momentos divertidos

Telesubjetivo (@javierpmar): Los modelos de mujer

Serie Zeta (@javiroiz): La mentira de los barrios residenciales

TV Spoiler Alert  (@danny_everytime y @dobleinfinito): La homosexualidad en Wisteria Lane

Axiomas (@reinfeld183): La amistad

Yonomeaburro (@yonomeaburro): La moda 

Enganchada a las series (@LiPoohzgz): La gastronomía

Cocina en serie (@LiPoohzgz):  Magdalenas de manzana

Desperate Housewives Bloggers Day: Lynette Scavo

15/05/2012

Dentro del Desperate Housewives Bloggers Day que hemos organizado para despedir a esta maravillosa serie, había cuatro entradas que no podían faltar, y eran precisamente las que analizaban a sus cuatro protagonistas. Dentro de estos personales, tengo el honor de escribir sobre Lynette Scavo, que me parece uno de los personajes más complejos e interesantes de toda la serie. Así que allá vamos.

Felicity Huffman ha tenido con Lynette al personaje menos excéntrico y con más carga dramática de las cuatro protagonistas. Sin embargo, la falta de una personalidad tan extrema no ha impedido a la actriz lucir sus sobradamente demostradas dotes interpretativas (es la única de las cuatro que ha sido ha ganado un Emmy por su papel en la serie, y además ha sido nominada a un Oscar, por Transamérica), sino más bien al contrario. Lynette se nos presenta, de alguna forma, como un personaje más cercano, más cotidiano, con unos conflictos (los hijos, el trabajo…) con los que cualquier mujer puede identificarse fácilmente. Y extraer el drama de estas situaciones, y no tanto de misterios o secretos, hace que aquello que le pasa a Lynette nos afecte más, porque lo hacemos más nuestro. Porque, aunque nosotros no vivamos en barrios residenciales, Lynette es nuestra vecina, nuestra madre, o nosotras mismas.

Quizás el hecho de que este personaje se prestara menos a la comicidad pero diera mucho juego en drama es el motivo por el cual Lynette es, con diferencia, el personaje más vapuleado por los guionistas. Sus conflictos en conjunto, y el dramatismo con el que han sido tratados casi todos, dejan en nada a la mayoría de los de las demás: se hizo adicta a las pastillas de sus hijos; intentó compaginar vida laboral y personal; descubrió que Tom tuvo una hija fuera del matrimonio (que es EL MAL encarnado); tuvo que afrontar un cáncer; perdió a uno de los hijos que esperaba; un perturbado la secuestró cuando estaba de parto; y, para rematar, un divorcio. Y eso, resumiendo.

Estilo y personalidad: claves de la identificación

Aunque Felicity Huffman es una mujer atractiva, en la serie no se presenta en general a Lynette desde este punto de vista. El personaje suele ir sin un maquillaje llamativo, muchas veces con apenas un recogido improvisado, manchas de comida de bebé en la sencilla ropa y, sobre todo, aspecto cansado. Es decir, el hecho de tener tantos hijos le afecta como personaje, y esto aporta una sensación de cercanía con el espectador, no es una mujer perfecta que va siempre arreglada y a la moda al tiempo que cuida de su familia, porque no tiene tiempo para serlo.

En cuanto a la dimensión psicológica, se trata de una mujer decidida, con un temperamento muy fuerte, inteligente y dispuesta a hacer cualquier cosa para conseguir lo que quiere o para luchar contra aquello que altere la estabilidad de su familia. Pero, ante todo, tiene un enorme sentido práctico. No tiene miedo de lo que piensen los demás y aplica su mentalidad de negocio en casa con tal de controlar a sus hijos. Evidentemente, las acciones que lleva a cabo están a menudo filtradas con el tamiz de humor exagerado que caracteriza a la gente, pero en general las decisiones que toma suelen ser comprensibles, y el espectador las comprende y se identifica con ella. No se dice “qué mala madre, que deja a sus hijos en la carretera” sino “es que con semejantes demonios, quién no lo haría”.

Por supuesto, el personaje no está libre de defectos, es muy controladora, entrometida, celosa y le cuesta la vida admitir cuándo no tiene razón. En este sentido, es uno de los personajes que menos evoluciona a lo largo de las temporadas, sólo en el tramo final se plantea si ella debería intentar cambiar.

Una madre desbordada

“Muchas madres dicen que sus hijos son un regalo de Dios, y hay otras que dicen que hay días en los que desearían poder devolverlos”

Mary Alice Young.

Aunque sus tramas hayan evolucionado con las temporadas, la premisa del personaje es la de una mujer de negocios de éxito que se ve obligada a quedarse en casa para cuidar de sus revoltosos hijos mientras su marido trabaja fuera todo el día.

En la televisión actual, o al menos en la televisión de 2004, los personajes femeninos cuyo rol principal era el de ama de casa y madre eran poco comunes, ya que la tendencia predominante era fomentar la idea de que las mujeres podían desempeñar cualquier rol profesional. Pero el giro de tuerca del personaje de Lynette es plantear los conflictos personales que se generan a un ama de casa que ha decidido dejar su exitosa carrera profesional para serlo. Se muestran sus resentimientos hacia su marido por esto, cómo se ve infravalorada por ser ama de casa, o su incapacidad para controlar a unos hijos que no son normales.

Pero el conflicto fundamental que se plantea con respecto a su personaje, especialmente en las primeras temporadas, es si realmente es o no una buena madre, tema tabú en las series tradicionales, que Mujeres Desesperadas no tiene miedo de abordar de frente, con todos los conflictos internos y contradicciones que el rol de madre supone para la mujer moderna. Más allá de sus métodos extremos, el factor más interesante que se pone sobre la mesa al respecto de Lynette como madre, es que ella admite que no es plenamente feliz con este rol. Y, como ha declarado la propia Felicity Huffman, “es aceptable ser infeliz en tu matrimonio, ser infeliz con tu marido, ser infeliz con tu trabajo, pero no está bien visto ser infeliz con tus hijos”. Y es que el objetivo del creador de la serie, Marc Cherry, con el personaje de Lynette, era mostrar que todo en la vida tiene un lado oscuro, incluso un concepto tan sagrado en nuestra sociedad como la maternidad. De hecho, Cherry reconoce que su inspiración para crear la serie fue escuchar la noticia una mujer que había ahogado a sus hijos en un acto de desesperación, y el hecho de que su madre afirmase que lo podía entender.

La (única) mujer trabajadora

Podemos decir que Lynette es la “única” mujer trabajadora porque es a la que más hemos visto en el trabajo, la única que ha ejercido regularmente como “cabeza de familia”, y a la que el trabajo le ha supuesto conflictos más reales. Como exitosa mujer de negocios que deja su trabajo para cuidar a su extensa familia, Lynette se pasa las ocho temporadas en un debate interno sobre si le reporta más felicidad su trabajo o su rol como madre, un conflicto que dura hasta el final de la serie, en el que se expone la casi imposibilidad de encontrar el justo equilibrio entre ambos. Cuando la situación de Lynette se invierte en la segunda temporada, y pasa de ser madre a tiempo completo a trabajadora y madre, la serie nos permite observar la disyuntiva maternidad / carrera profesional exitosa desde el otro extremo, en el que Lynette nunca tiene tiempo de estar en casa y siente que se está perdiendo ver crecer a sus hijos. Este conflicto también supone un factor de identificación, ya que las mujeres de hoy en día, madres y trabajadoras al mismo tiempo, se encuentran con estos mismos problemas.

Tom y Lynette, un tándem casi perfecto

Tom y tú sobreviviréis a esto, créeme, se la diferencia entre un matrimonio que está hecho para perdurar y uno que no

Gabrielle Solís

La pareja de Tom y Lynette se presenta como la más perfecta de las parejas del vecindario: se quieren, se apoyan uno en el otro… Como ellos mismos afirman en alguna ocasión, son un equipo. Pero en Wisteria Lane no existe la perfección absoluta, y el carácter controlador de ella, mezclado con la volatilidad de él, que lo mismo quiere abrir una pizzería que estudiar chino, y todo mezclado con la ambición profesional de ambos, nos mostró durante siete temporadas la dificultad de mantener un matrimonio feliz, cómo cada uno tiene que ceder y poner de su parte para que los dos puedan ser felices. Y, en la última temporada, la serie dio un paso más allá: ¿qué pasa cuando las ganas de luchar se agotan, cuando las diferencias parecen irreconciliables? Es decir, con en pareja más estable de la serie hemos visto reflejados los conflictos cotidianos de cualquier pareja.

En conclusión, el personaje de Lynette representa a la mujer moderna de verdad, a la madre independiente que no es la idealizada figura que solo se preocupa por el cuidado de sus hijos, sino que aboga por la independencia. Lynette es una mujer inteligente, valiente, directa y sincera que, a pesar de sus errores, compone el único verdadero modelo a seguir que presenta la serie.

Con Series y a lo loco (@seriesyaloloco): Presentación de la iniciativa bloguera

Seriesito (@richietrevi): Bree

The O Blog (@omarvaladez): Susan

Inquisitore Televisivo (@fon_lost): Gabrielle

Con Series y a lo Loco (@pilartaratoruga): Lynette

Series de bolsillo (@SeriesBolsillo): Los maridos desesperados

It’s not what it looks like… it’s worse!  (@bertoff): La quinta desesperada

Zona de series (@InakiO): El piloto

Central Perk Podcast (@kiseki_7): La series finale

The Hatch of Tv (@Pieman815): La cabecera

Un zombie frente a la TV (@dhawitz): La promoción

Fuertecito no ve la tele (@fuertecito): Por qué la serie pasará a la historia de la TV

La princesa prometida (@lady_daena): La estructura de la serie

Cafetería J Perk (@JC_LOSEZ): La evolución de las temporadas

El blog de las series americanas (@Drolope): Los momentos más tristes

Zona de series (@keitza) : Momentos divertidos

Telesubjetivo (@javierpmar): Los modelos de mujer

Serie Zeta (@javiroiz): La mentira de los barrios residenciales

TV Spoiler Alert  (@danny_everytime y @dobleinfinito): La homosexualidad en Wisteria Lane

Axiomas (@reinfeld183): La amistad

Yonomeaburro (@yonomeaburro): La moda 

Enganchada a las series (@LiPoohzgz): La gastronomía

Cocina en serie (@LiPoohzgz):  Magdalenas de manzana

 

Es de bien nacidas ser agradecidas

25/11/2011

Sí, sabemos que Acción de Gracias fue ayer, pero resulta que se dan dos circunstancias que permiten la publicación de esta entrada:

1. En Estados Unidos aún lo están celebrando.

2. Nunca es tarde si la dicha es buena.

Y la dicha es muy buena, porque hemos decidido que ya está bien de recibir todo lo bueno que nos dan las series sin dar nada a cambio. Y como nuestras madres nos enseñaron a ser educadas, hemos decidido que, al menos, tenemos que dar las gracias por algunas de las cosas que nos ha dado este inicio de temporada. Y qué mejor día que éste, Acción de Gracias, una fiesta que los españoles no conoceríamos si no fuese por las series, pero que nos apropiamos cuando queremos comer pavo relleno, comprar en Amazon muy barato o hacer una entrada como ésta. Ah, y no hay que preocuparse: por una vez y sin que sirva de precedente, seremos breves.

En el periodo que va desde principios de septiembre hasta finales de noviembre, las chicas de Con Series y a lo Loco damos gracias:

Por haber aprendido a desconfiar hasta de nuestra propia sombra.

*

Por cada uno de los (escasísimos) minutos en los que hemos podido disfrutar de Collette. Te buscaremos en las caras de cada azafata de Ryanair. O si no, a Kate. A las otras ni agua.

*

Por la existencia eterna de un programa que nos sigue regalando a las grandes reinas de la comedia.

*

Por Dalia y sus pestañeos sobrenaturales.

*

Por habernos enterado de que Blossom no estaba muerta,
estaba de parranda.

*

Porque las malas de cuento ahora son lo más.
Sobre todo si son Lana Parrilla y tienen manzanos y el nombre más guay de la tele (aunque sí, Romola mola).

*

Por tener un año entero para despedirnos de cuatro mujeres que nos han marcado.

*

Por haber recuperado la fe en la política y en la religión. Leslie es mi presidenta y Ron es mi Dios.

*

Por las miradas de arpía entre Emanda y Queen Victoria.
Y porque Madeleine Stowe nos ha hecho decidir que, a partir de los 50, botox y a Los Hamptons.

*

Por comprender que no tenemos que ser derrotistas.
Es tan de clase media…

*

Porque Julianna Margulies tuviese a bien ganar un Emmy disfrazada de Dalek. Ya dedicaremos una entrada más amplia a este tema que aún alimenta nuestras pesadillas.

*

Por el abrigo de ir a coger setas de Peter.
Y por haber descubierto la intensa vida de Olivia y Peter en Facebook (gracias a La Vaca de Fringe).

*

Porque el cuero negro is back.
Y si no, que se lo digan a Connie Britton.

*

Por haber comprendido que más allá del nivel “tanorexia” está el nivel “Oompa Loompa

*

Por cada una de las seis veces en que Abed
no cogió el dado al vuelo. #sixseasonsandamovie

Nos dejamos muchas cosas en el tintero, unas voluntariamente y otros no. Por eso, ahora te toca a ti: ¿cuáles son los momentos/personajes/conceptos por los que das gracias en lo que va de temporada? Puedes aportar tu granito de arena en los comentarios o, si son muchos y te apetece, puedes seguir esta entrada en forma de Meme en tu blog/podcast/tumblr/hojadepapelpegadaenlaneveraconunimán. Siempre a gusto del consumidor.

Ah, y si nos has leído, gracias a ti también ;)


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.