Posts etiquetados ‘Tina Fey’

Es de bien nacidas ser agradecidas

25/11/2011

Sí, sabemos que Acción de Gracias fue ayer, pero resulta que se dan dos circunstancias que permiten la publicación de esta entrada:

1. En Estados Unidos aún lo están celebrando.

2. Nunca es tarde si la dicha es buena.

Y la dicha es muy buena, porque hemos decidido que ya está bien de recibir todo lo bueno que nos dan las series sin dar nada a cambio. Y como nuestras madres nos enseñaron a ser educadas, hemos decidido que, al menos, tenemos que dar las gracias por algunas de las cosas que nos ha dado este inicio de temporada. Y qué mejor día que éste, Acción de Gracias, una fiesta que los españoles no conoceríamos si no fuese por las series, pero que nos apropiamos cuando queremos comer pavo relleno, comprar en Amazon muy barato o hacer una entrada como ésta. Ah, y no hay que preocuparse: por una vez y sin que sirva de precedente, seremos breves.

En el periodo que va desde principios de septiembre hasta finales de noviembre, las chicas de Con Series y a lo Loco damos gracias:

Por haber aprendido a desconfiar hasta de nuestra propia sombra.

*

Por cada uno de los (escasísimos) minutos en los que hemos podido disfrutar de Collette. Te buscaremos en las caras de cada azafata de Ryanair. O si no, a Kate. A las otras ni agua.

*

Por la existencia eterna de un programa que nos sigue regalando a las grandes reinas de la comedia.

*

Por Dalia y sus pestañeos sobrenaturales.

*

Por habernos enterado de que Blossom no estaba muerta,
estaba de parranda.

*

Porque las malas de cuento ahora son lo más.
Sobre todo si son Lana Parrilla y tienen manzanos y el nombre más guay de la tele (aunque sí, Romola mola).

*

Por tener un año entero para despedirnos de cuatro mujeres que nos han marcado.

*

Por haber recuperado la fe en la política y en la religión. Leslie es mi presidenta y Ron es mi Dios.

*

Por las miradas de arpía entre Emanda y Queen Victoria.
Y porque Madeleine Stowe nos ha hecho decidir que, a partir de los 50, botox y a Los Hamptons.

*

Por comprender que no tenemos que ser derrotistas.
Es tan de clase media…

*

Porque Julianna Margulies tuviese a bien ganar un Emmy disfrazada de Dalek. Ya dedicaremos una entrada más amplia a este tema que aún alimenta nuestras pesadillas.

*

Por el abrigo de ir a coger setas de Peter.
Y por haber descubierto la intensa vida de Olivia y Peter en Facebook (gracias a La Vaca de Fringe).

*

Porque el cuero negro is back.
Y si no, que se lo digan a Connie Britton.

*

Por haber comprendido que más allá del nivel “tanorexia” está el nivel “Oompa Loompa

*

Por cada una de las seis veces en que Abed
no cogió el dado al vuelo. #sixseasonsandamovie

Nos dejamos muchas cosas en el tintero, unas voluntariamente y otros no. Por eso, ahora te toca a ti: ¿cuáles son los momentos/personajes/conceptos por los que das gracias en lo que va de temporada? Puedes aportar tu granito de arena en los comentarios o, si son muchos y te apetece, puedes seguir esta entrada en forma de Meme en tu blog/podcast/tumblr/hojadepapelpegadaenlaneveraconunimán. Siempre a gusto del consumidor.

Ah, y si nos has leído, gracias a ti también ;)

Esa voz me suena (II)

06/05/2011

Jason Segel en el doblaje de Gru, Mi Villano Favorito.

Meses después de la primera parte de este post, que hablaba de quién ponía voz a los personajes de series de animación norteamericana, llega la segunda mitad de este repaso a los dobladores, centrándonos esta vez en la gente de series que presta su voz a personajes de películas de animación, dato que muchas veces nos pasa inadvertido porque muchos las solemos ver dobladas. Y la verdad es que, a poco que te pongas a investigar, la cosa también tiene miga. Aparte de la gente de series, conviene echarle un vistazo a las películas en general, porque te enteras de algunas cosas muy sorprendentes, como que la voz de Zazu en El Rey León era el mismísimo Mister Bean (Rowan Atkinson) o que una de las hienas era Woopi Goldberg, que el protagonista de HormigaZ era Woody Allen o incluso que el Genio de Aladdin era nada más y nada menos que Robin Williams.

Pero centrémonos en el tema. Empecemos, por ejemplo, por una de las más recientes: Enredados. Y en esta ocasión la que no interesa no es la princesa Disney en cuestión, sino su señor consorte. El príncipe de Enredados tiene la voz del mismísimo Zachary Levi, el adorable y guapísimo protagonista de Chuck. Para los que no le habíais oído cantar más allá de cuando lo intentó en España con una canción de Bustamante [a partir del 1:10], aquí tenéis la canción que estuvo nominada al Oscar en la que canta junto con Mandy Moore (podéis escuchar a Levi/Chuck a partir del 2:00, pero ya aviso de que es un poco spoiler de la película).

La verdad es que el hecho de que Levi también cante añade (aún más) puntos de perfección al actor. Pudimos verles cantar juntos en la pasada gala de los Oscar, aunque la coreografía (o la falta de la misma) fue bastante decepcionante.

Y si hablamos de voces cantadas, ahí tenemos a Roger Bart, el farmacéutico de Mujeres Desesperadas, cantando las canciones del joven Hércules (sí, ésa que en Operación Triunfo cantó Bustamante, por ejemplo).

Lo de poner a personas muy populares de series como reclamo para películas parece estar en auge en los últimos tiempos. Y es que en otra de las películas más nuevas podemos encontrar a una de nuestras grandes “ídolas”. Y es que la que presta su voz a la reportera protagonista de Megamind no es otra que Tina Fey.

Pero es que otro estreno de 2010, Gru, mi villano favorito, está repleto: tiene en papeles menores a un compañero de Fey en 30 Rock, Jack McBrayer, y a Ken Jeong, de Community, pero lo más destacado es que dos de sus protagonistas son Steve Carell (The Office) y Jason Segel (Marshall en Cómo conocí a vuestra madre).

Teri Hatcher dobla a la madre y la "otra madre" en Los mundos de CoralineLos mundos de Coraline, también bastante reciente, tenía como la madre de Coraline (y la “otra madre”, claro), a Teri Hatcher, de Mujeres Desesperadas y Lois y Clark; y también a Ian McShane, de Los Pilares de la Tierra y Deadwood. McShane se prodiga bastante por el mundo de la animación, ya que también hemos podido escucharle en Kung Fu Panda y Shrek 3. Por otra parte, en Cómo entrenar a tu dragón teníamos a America Ferrera, de Ugly Betty, y en Fantastic Mr Fox a Jason Schwartzman (Bored to Death), como el hijo de los Fox (que a su vez son Meryl Streep y George Clooney, por cierto).

Pero para llegar a uno de los datos más sorprendentes, el que realmente motivó esta entrada, tenemos que irnos un pelín más atrás. ¿Quién era Nemo en Buscando a Nemo? En ese momento Alexander Gould no era conocido, pero sólo dos años después se convertiría para muchos de nosotros en Shane Botwin, el más psicópata de los hijos de Nancy en Weeds. Si tenéis curiosidad por saber cómo sonaba su voz cuando sólo tenía 9 añitos, ahí va:

Pero es que además su madre (que sólo sale unos minutos) es su compañera de reparto en Weeds, Elizabeth Perkins, y su padre era Albert Brooks que, curiosamente, interpretaba a su abuelo Lenny en la serie de Showtime. Es una película que tiene un doblaje de excepción tanto en original (Ellen era Dory, y también estaban Allison Janney, Geoffrey Rush) como en español (Anabel Alonso, Blanca Portillo, José Luis Gil, Manel Fuentes…).

La saga Shrek ha ido in crescendo en cuanto a presencia de actores de series. La primera ya tenía, como el pequeño Lord Farquaard, a John Lithgow (Dexter), pero la tercera y la cuarta ganaron en “televisivos” todo lo que perdieron en calidad: Jon Hamm (Mad Men), Jane Lynch (Glee), Amy Poehler (Parks & Recreation) o John Krasinski (The Office) se congregaban en esta película.

John Goodman es James P. Sulley en Monstruos, S.A.Uno de los casos más curiosos del doblaje se da cuando te da la sensación de que la elección del actor es tan perfecta que también debería haber interpretado al personaje si la película no hubiese sido de animación. Es lo que me pasa a mí con el hecho de que Steve Buscemi (Boardwalk Empire) pusiese la voz al pérfido Randall de Monstruos, S.A. Aunque tampoco estaba muy alejado del personaje el doblador de su rival, el adorable Sully: John Goodman
David Schwimmer presta su voz a Melman, la jirafa hipocondríaca de Madagascar.
(Treme). También, aunque a otro nivel (quizás más por alguna relación con su personaje de Ross en Friends), David Schwimmer siempre me pegó mucho como Melman, la jirafa de Madagascar.

Entre los principales personajes de la saga Toy Story nos encontramos a Tim Allen (Un chapuzas en casa) como Buzz, o a Joan Cusack (Shameless) como la vaquera Jessie. Y en otra trilogía, la de Ice Age, tenemos un “televisivo” en cada una: en la primera Jane Krakowski (30 Rock), en la segunda Ariel Winter (Modern Family) y en la tercera repite Jane Lynch.

Uno de los casos más adorables y que también es un casting completamente perfecto se da en La Bella y la Bestia, donde, además de a Jerry Orbach de Ley y Orden como Lumiere tenemos, como la señora Potts, nada menos que a… ¡Angela Lansbury! (Se ha escrito un crimen). En este caso, de todas formas, está claro que se inspiraron en ella para dibujar al personaje, pero de todas formas es muy perfecto. ¿Dan ganas de escuchar la canción principal de la película otra vez? Pues aquí la tenéis:

Y si hemos comenzado con canciones, acabemos con canciones. Y esta final es de traca: ¿quién ponía voz a Kala, la madre-gorila de Tarzán? Pues nada menos que Glenn Close (Damages). Pero es que recordemos que hay un momento en que este personaje canta. Y sí, aunque sólo sea por unos momentos, Glenn Close se atreve a cantar, y sea poco más que un susurro no le queda nada mal.

En el caso español también hay muchas curiosidades, pero por no alargarnos demasiado nos quedaremos sólo con una que es graciosa aunque en realidad no tenga mucho que ver con este post: el mítico Constantino Romero antes de anunciar colchones LoMonaco tuvo tiempo de poner voz a Mufasa, el padre de Simba en El Rey León, que no permanecería igual en nuestro recuerdo si no fuese por la grave voz del presentador.

Nos dejamos varios casos por el camino por no eternizar (aún más) la entrada, pero, si os ha llamado la atención, ya os digo que a poco que investiguéis os sorprenderéis mucho.

PD: En el post anterior se me olvidó comentar que Baljeet, el niño indio de Phineas y Ferb es Maulik Pancholy, conocido por sus papeles en 30 Rock o Weeds.

Me recuerdas a alguien…

22/08/2010

Es muy común eso de estar viendo una serie y pensar: “ay, este actor me recuerda a alguien…”. Buscas en IMDB pero nada, no lo has visto en ninguna otra serie o película… te quedas pensando… Tres días más tarde, cuando estás haciendo la compra en el supermercado o viajando en el metro de repente caes… ¡ya sé a quién se me parecía! Otras veces nada más ver a un personaje automáticamente lo asocias a otro.

Como a nosotras nos ha pasado muchas veces, hemos decidido hacer un recopilatorio de parecidos más o menos “razonables” que tenemos en la cabeza desde hace tiempo. En algunos de ellos no estamos de acuerdo ni nosotras mismas, así que míralos y a ver qué te parecen a ti.

Empecemos, pues. Hemos querido que este parecido fuese el primero porque fue el que realmente motivó la entrada:

No es que Tina Fey (30 Rock) y Sheila Kelley (Lost) se parezcan muchísimo físicamente, pero cada vez que veíamos al personaje de Zoe en pantalla no podíamos evitar gritar a la pantalla: ¡Liz Lemon! Y es que, además de las gafas, había un toque lemoniano que envolvía a la geóloga de Widmore.

Algo parecido nos pasó con Kathy Najimy. Salió sólo en un capítulo de Mujeres Desesperadas, pero fue tiempo suficiente para obsesionarnos con su parecido con la actriz española Carmen Machi, también conocida como Aída. La actriz a la que nosotras ya llamamos “Carmen Machi” es conocida por su papel en Sister Act o Hocus Pocus (con Sarah Jessica Parker), y la hemos podido ver recientemente en Ugly Betty, como la dentista de Betty.

david schwimmer dylan mcdermott

Hay actores que piensas que si tuviese un hermano, debería ser como otro actor. Es lo que nos pasa con David Schwimmer, Ross de Friends, y Dylan McDermott, protagonista de El abogado.

elizabeth perkins sarah paulson

En versión femenina tenemos el caso de Elizabeth Perkins, hasta hace poco integrante del elenco de Weeds, y Sarah Paulson, de Studio 60 y vista recientemente en Anatomía de Grey, que bien podría ser su hermana pequeña.

stana katic elizabeth reaser

En este parecido podríamos haber incluido, como tercera en discordia, a Amanda Peet, compañera de Paulson en Studio 60, pero al final hemos dejado que sea un duelo entre dos, Elizabeth Reaser (protagonista de la cancelada The Ex List y muy recordada por ser Eva, la chica sin rostro de Anatomía de Grey) y Stana Katic, jefa de Nathan Fillion de Castle.

drea de matteo portia de rossi

No se puede negar que la última vecina de Wisteria Lane, Drea de Matteo, conocida por su papel en Joey o Los Soprano, y Portia de Rossi, de Better off Ted, Nip/Tuck o Arrested Development y mujer de Ellen, tienen un cierto aire.

kelly rutherford jennifer westfeldt
Y de la mujer de Ellen a la Jon Hamm: Jennifer Westfeldt (vista en 24 o Anatomía de Grey) es bastante parecida a Kelly Rutherford, Lily Van der Woodsen en Gossip Girl.
Ahora que dos tercios de Con Series y a lo Loco nos hemos obsesionado con Friday Night Lights, nos hemos sorprendido al darnos cuenta del gran parecido de Minka Kelly, la actriz que interpreta a Lyla Garrity, y Leighton Meester, la Blair Waldorf, también de Gossip Girl.
Y no salimos del Upper East Side. Si antes hablábamos de Lily, ahora vamos con su marido. Siempre nos pareció que Rufus (Matthew Settle) tenía un cierto parecido con el propietario del Merlotte’s en True Blood, Sam (Sam Trammell)
Este triple parecido no está tan claro, pero es una obsesión personal de Pilar: Michael McMillian, también de True Blood; Scott Wolf, de V; y Peter Facinelli, de Nurse Jackie se dan un cierto aire… aunque sea una brisilla…
Y otra obsesión personal: Violet Affleck (vale, no trabaja en series, pero es la hija de la mismísima Sydney Bristow, qué más se puede pedir) se parece más a Anna Paquin que la protagonista de True Blood a sí misma cuando era pequeña (en aquella época en la que recogía Oscars). El concepto suena raro, pero viendo las fotos es innegable.
Y acabamos con un toque de color: desde los Oscar no podemos ver a uno sin pensar en el otro, aunque el personaje estuviese inspirado en Spencer Tracy, Martin Scorsese y Carl Fredricksen son la misma persona.
En fin, eso ha sido todo, ¿qué os han parecido? ¿Se os ocurren más? ¡Esperamos que al menos os hayan sorprendido o sacado una sonrisa!

El Efecto Trece y otros conceptos

04/05/2010

 

En muchas ocasiones nuestras “frikadas” nos pasan factura. Muchos lo negaréis (o no), pero todos solemos tener un código, una palabra o una frase clave con varios amigos. Pero lo que nos ocurre muchas veces es que las usamos en contextos distintos y las personas de nuestro alrededor nos juzgan con caras extrañadas pensando “qué mal estamos de la cabeza”. Las Chicas de Con Series y a lo Loco, como no íbamos a ser menos, las tenemos en muchos ámbitos. En el apartado televisivo son numerosas, destacando especialmente los motes a personajes o profesionales. Y de añadido, gracias a las “pintas” de muchas actrices en actos públicos, como son las galas de entrega de premios, hemos creado nuestro diccionario de términos en el apartado de moda. Para que entendáis nuestra jerga fashion, aquí os dejamos los esenciales:

El Efecto Trece

Olivia Wilde y el efecto Trece

Olivia Wilde y el efecto Trece

Éste es, sin lugar a dudas, nuestro concepto preferido. Sin el efecto trece nos seríamos nadie. Sin el efecto trece nada en el mundo tendría sentido….

La pasada edición de los premios Emmy fue el día fundacional de este gran término. Su creadora: Olivia Wilde. La doctora Thirteen (o doctora Trece) llevó un vestido que, aunque su parte delantera intentaba ser original al combinar la transparencia y el tejido blanco, observar la parte trasera fue toda una experiencia. Una larga cosa metálica le recorría toda la espalda: Wilde era una cremallera andante.

En ese momento, tras asimilar el modelito, uno piensa y llega a la conclusión de que en la vida todos tenemos un tope máximo y, en el apartado de moda, es llevar la peor elección de todas en una entrega de premios donde estás en el ojo de mira y crítica de especialistas y fans. Lo positivo de este asunto es que si ya has pasado el trance, como es el caso de esta actriz que copa la lista de las más deseadas en las revistas masculinas, cualquier vestido que lleves después, aunque sea una sábana, será un orgullo porque la mala elección de tu vida ya se hizo y es cosa del pasado. Éste es el efecto trece y Olivia Wilde ya ha pasado por esa fase. Ahora la ves y siempre te parece que va monísima tanto a una gala como a ir a comprar el pan.

Sus compañeras en House MD, a nuestro entender, también han sufrido en carnes el efecto trece: la gran Lisa Edelstein (Cuddy o “caradehombre” -en broma-), siempre va muy digna, pero en los últimos Emmy también tuvo su noche. Ese maquillaje, ese peinado y ese vestido con tanta cola no le ayudaron nada (aquí, la prueba). Lo mismo le sucedió hace unos meses a Jennifer Morrison (Cameron). La pobre, llevaba con orgullo un vestido que le regaló su novio Amaury Nolasco, pero por dentro seguro que decía: “Jacob, llévame pronto”.

Renée y Úrsula comparten ropa

Renée y Úrsula comparten ropa

Antes de pasar a otros de nuestros términos, queremos detenernos en el apartado de cine: la elegida ha sido Renée Zellweger. Renée siempre ha ido e irá perfecta vestida de Carolina Herrera. Pero, esta simbiosis entre actriz y diseñadora nunca puede ser perfecta al cien por cien. El vestido en cuestión que vemos en la fotografía está sacado directamente del armario de la malísima Úrsula de La Sirenita. Pero, Renée, no te preocupes,  has superado el efecto trece y ya, por siempre jamás, lucirás bien.

Otros términos. Breves, pero intensos

Valle de Elah

Lively y su valle

Lively y su valle

 Valle de Elah o escote en forma de V que te quita el aliento y que como sea más pronunciado da la vuelta al vestido. El ejemplo que confirma la regla: Blake Lively (Gossip Girl) y sus modelitos.

Modo descongelado

Jennifer Love Hewitt, despechugadora oficial

Jennifer Love Hewitt, descongeladora oficial

“La Jenni” o “la de las orejas” es nuestra nominada y la creadora de este efecto: enseñando siempre más pechuga de la cuenta, “descongelando” en todo momento con sus vestidos o camisetas escotadas. No hace falta que nos vayamos muy lejos para ver una prueba, ya que en su serie (Entre Fantasmas)tenemos cientos de ejemplos. La Hewitt es la descongeladora oficial del reino.

Modo hervido

El modo hervido en todo su esplendor

El modo hervido en todo su esplendor

Es el modo descongelado pero llevado al máximo extremo y Christina Hendricks, la mujer más sexy según la revista Esquire, siempre cumple dentro y fuera de Mad Men. Porque tanto despechugue no es bueno, que luego nos resfriamos.

Modo objeto  

Fey, Meester y el modo objeto

Fey, Meester y el modo objeto

El modo objeto es muy común, porque a veces tu vestido en vez de hacerte bonita te hace parecer algo que supera la barrera de lo humano. Hay numerosos ejemplos, pero los que más nos han tocado nuestra fibra criticona han sido el modelo toalla-nudo marinero de Leighton Meester (Gossip Girl) y el modelo lámpara de Tina Fey (30Rock) en los Oscar. 

Modo novia 

¿Y las damas de honor?

¿Y las damas de honor?

Vale, éste es el modo más común de todos, pero en todas las galas siempre se deja caer alguien que quiere ser la novia de turno esté o no casada. Nuestra querida Kyra Sedgwick quiso sentirlo de nuevo. Ay Kyra, y a tu Brenda de The Closer que le dan miedo los compromisos…. 

La reina del mal gusto 

Y eso que van con el modelo bueno...

Y eso que van con el modelo bueno...

Para terminar os dejamos las reinas del mal gusto. A éstas ni efecto ni centro de desintoxicación. El mal gusto viene de fábrica… Sarah Silverman (The Sarah Silverman Program), Patricia Arquette (Medium) Kaley Cuoco (Big Bang Theory), Glenn Close (Damages, descanse en paz) o Bai Ling (sí, la de los tatuajes de Jack en Lost), entre otras muchas más, son maestras en este arte. Seguro que a vosotros se os ocurren muchas más reinonas, pero tampoco es plan de aburrir y horrorizar al personal. 

Pues nada, aquí acaba nuestro primer acercamiento a términos fashion en Con Series y a lo Loco. Puntualizaciones, críticas, comentarios, etc siempre serán bien recibidos. Eso sí, esta entrada la hemos hecho desde nuestra humilde opinión bromista, así que esperamos que nadie haya salido herido en el intento. 

PD: Os invitamos a que descubráis otro apartado de efectos dedicado al Efecto Kuliet. ¿Qué es? Pincha y refresca la memoria.

Mi gran tele griega

11/03/2010

Nia Vardalos y las cariátides griegas

Nia Vardalos y las cariátides griegas

Viajar le sirve a uno para desconectar y para descubrir nuevas culturas, ciudades y modos de vida. Pero, en ocasiones, también provoca un interés añadido. A mi me picó la musa griega de la curiosidad hace unos días tras mi visita (turística) a Atenas. El caso es que tras vagar por esta capital europea, hoy más que nunca en el punto de mira por cuestiones económicas (y nosotros, detrás :S), estuve reflexionando sobre el peso de lo greek en la televisión (americana).

Si nos paramos a pensar en dicha presencia en el panorama televisivo, de manera superficial se extrae poca sustancia (por no decir casi nada). Hay que excavar un poco en las ruinas, porque  el cine nos sirve de fuente de sabiduría. No obstante, antes de todo, no podemos olvidar que nuestro imaginario se ha construido a base de los típicos elementos con los que asociamos lo griego: la mitología, las islas (con Santorini a la cabeza), la buena comida, el clima mediterráneo, ¡opa!, Zorba, el griego, nombres terminados en –oulos, -akis, -tatis, ¡joroña que joroña! (kronia kai kronia), tirar platos en las celebraciones, el yogur griego (de Danone y el macho men), etc.

Son numerosos los elementos estereotipados que conforman el código de representación de lo griego, que por negativo que sea, ayuda al reconocimiento dentro del público receptor en el resto de países.  Desde siempre, ésta ha sido la opción elegida por el audiovisual americano para narrar cualquier tipo de historia extranjera. Y estas claves utilizadas, al abogar por la simplicidad de la construcción, funcionan a la perfección. Son bien acogidas por una audiencia que no hace más que alimentar el gusto por la representación con estereotipo de fábrica.

Mi gran boda griega

Pero no nos vayamos por la tangente: dentro del universo helénico,  1, 2, 3…responda otra vez: Obras que están relacionadas con Grecia: Fácil, Mi gran boda griega. 2002 fue el año del bombazo de esta película que recoge ese gusto por el estereotipo para llevarlo esta vez hasta el terreno de la comedia. Por recordar, la película trataba sobre las aventuras de Toula Portokalos, una solterona madurita obligada, valga la redundancia, a buscar un griego con el que casarse por el rito griego para vivir en una casa decorada a lo griego como un buen griego elegiría. Para liar aún más la cosa, Toula termina enamorándose de un americano (John Corbett, Aidan, uno de los novios de Carrie en Sex and the City, y el padre de esa familia desequilibrada en United States of Tara). Finalmente, a regañadientes, el hombre deseado por la protagonista conseguirá ser aceptado en el seno de una familia demasiado cerrada en el universo griego.

El éxito de esta historia desternillante hay que atribuírselo, sin duda, al alma  del filme: Nia Vardalos. Antes del éxito del filme (con múltiples nominaciones y premios a nivel internacional), Vardalos se había curtido como monologuista cómica en clubes norteamericanos y como actriz en cadenas como la HBO, especialmente gracias a su breve participación en Curb Your Enthusiasm. Y parece que el mundo de la tele le gustó, porque la CBS se aventuró a trasladar el filme a la televisión. Así, en 2003, nacía  My Big Fat Greek Life, serie de risas enlatadas de unos 20 minutos que retomaba la historia justo en el punto donde se quedó el largometraje. Pero este proyecto tan ambicioso cayó por su propio peso (los dioses griegos así lo decidieron tras ver esa estética cutreochentera de la típica sitcom que por defecto no se preocupa por modernizarse). La serie no fue renovada y sólo tuvo una temporada tras los malos datos de audiencia. Es extraño, pero lo que te funciona en una película no tiene que funcionar obligatoriamente en la caja tonta. Y éste puede ser un ejemplo de libro.

Vardalos lo intentó nuevamente en el cine, sin olvidarse del gusto por la televisión de cable y por compañeros dentro del medio, en filmes (recibidos con poco entusiasmo por la crítica) como Connie and Carla (con la gran Toni Collette –qué ganas de que regrese United States of Tara- y David Duchovny), My Life in Ruins (con presencia de las españolas María Adánez y María Botto) o I Hate Valentine’s Day (repitiendo nuevamente con John Corbett que, por compromisos profesionales, no pudo actuar en la serie de la CBS antes mencionada). Ahora la actriz anda un poco desaparecida… Es una pena, porque siempre pensé en Vardalos como una especie de Tina Fey a lo light: mujeres que se lo guisan y se lo comen. No sé si el gen griego tendrá algo que ver por esas tierras hollywoodienses

Y es que en este mundillo de las pantallas made in USA parece que nadie es cien por cien nada. EE.UU. se conformó ya desde sus orígenes como una mezcla de nacionalidades, algo que se denota mucho en sus actores de cine y de televisión. En el tema que nos interesa, ¿quiénes tienen sangre griega por ahí esparcida?

J. Aniston, Z.Galifianakis y E.Perkins

Sorprendentemente (o no), estrellas muy conocidas: Rita Wilson, esposa de Tom Hanks y productora de muchos de los filmes en los que ha intervenido Vardalos; Jennifer Aniston (su padre, el actor John Aniston, decidió cambiar el Anastassakis por Aniston, que vendía más); Elizabeth Perkins, cuyo apellido es, en verdad, Pisperikos; Tiffani Thiessen, la mítica Kelly de Salvados por la campana que ha encontrado trabajo estable en White Collar Zach Galifianakis, elegido uno de los cómicos del año y que tras The Hangover, interpreta al mejor de amigo de Jonathan Ames en Bored to death; el guaperas de John Stamos; Betty White, mi chica de oro preferida;  Mena Suvari… Y la lista sigue, pero no quiero la lectura de esta entrada se convierta en toda una odisea griega.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.