Posts Tagged ‘sexo en nueva york’

La lista negra: el Club de los “odiosos”

11/04/2010

Lista negra

El otro día tuve una conversación en la que se comentaba que si a un actor le tocaba interpretar a un personaje malvado podría verse perjudicado en su vida real, ya que muchos aficionados dejan que su odio salga de la pantalla hacia al exterior. Uno de los casos que más me choca es el de Michael Emerson. Como todos sabemos, su interpretación de Benjamin Linus, uno de los primeros miles de villanos de Lost (porque se reproducen por esporas), es sublime. Emerson, en la vida real, es un cacho de pan que forma con Carrie Preston, según mi opinión,unos de los matrimonios más adorables en el panorama televisivo estadounidense. A pesar de todo, el pobre ha tenido que soportar miradas asesinas y alguna recriminación que otra en su vida diaria y fuera de los rodajes. Claro está, al lado de Jorge García, es difícil conseguir hacerte querer…

Es cierto que interpretar a un personaje malvado tiene ligeros contras en la recepción final (por mucho que seas luego un cielo de persona), aunque es aún peor que estés interpretando un personaje con todas tus buenas intenciones y que, al final, termine siendo rechazado por toda la audiencia (o por un porcentaje bastante importante). Si cada uno se parase a pensar en las series que ve, podría reunir ciertos characters que le resultan insoportables.

A veces que te caiga mal un personaje puede estar premeditado por los guionistas, véase el caso de numerosos protagonistas que están hechos para que no eclipsen al resto del cast y, por ello, reúnen ciertos aspectos odiosos (pensemos en Meredith Grey). También se dan casos totalmente contrarios (Gregory House). Además, hay que añadir otras opciones:  tiene que haber de todo en la viña del señor, y en una serie coral cada espectador, desde su perspectiva propia y personal, puede elegir, entre la gran cantidad de alternativas, cuáles son los personajes que más odia o ama (Lost es un ejemplo de libro en este aspecto). Pero el grueso de este asunto está en aquellos personajes que te caen mal por defecto. Da igual que evolucionen o que estén bien construidos, simplemente molestan y no soportas siquiera que en una escena estén en segundo plano o que tengan pocos minutos de aparición en cada episodio. “Como hables o respires, soy capaz de arrojar algún objeto contra la tele”. Ese es el espíritu.

Las chicas de Con Series y a Lo Loco tenemos nuestros ojitos derechos, pero también tenemos una larga lista negra de “odiosos”. En este caso, soy yo la que me animo con propuestas. Es difícil elegir, pero aquí ofrezco algunos de mis nominados (vale, sí, lo reconozco tengo ira contenida en mi vida y culpo a la televisión XD). Fuera de bromas, aunque me dé rabia, todo está perdido. Da igual lo que hagan. No ganarán nunca mi aprobación.. Y ya, sin más dilaciones, aquí van los fundadores del Club de los “odiosos”:

Leonard (The Big Bang Theory)

Leonard, pírate ya...

Leonard, pírate...

Es cierto que en esta serie alocada, entre tanto frikismo, alguien tiene que asumir el rol de persona responsable y realista de las cosas y hasta ser un poco el aguafiestas de Sheldon Cooper. Éste es el papel que le ha tocado hacer a Leonard. No sé si son los chistes que dice (ni los buenos me hacen reír), su forma de hablar, su tono de voz, la manera de mirar cegata tras esas gafas de pasta o la anulación que ha fomentado al personaje de Penny… Pero el personaje es un cero a la izquierda que me cuesta aguantar.  Raj-Wolowitz, Sheldon-Penny. Lo siento Leonard, pero éstas son las parejas con más química y tú no entras. Bueno, te perdono una cosa: que tengas de madre a la gran Christine Baranski.

Carrie Bradshaw (Sex and the City)

Carrie, Carrie, Carrie…. Cada episodio hizo que te soportara menos, con tus idas y vueltas amorosas, tus dudas, tus pijerías, tu gusto cutre en ropa  (eres la única que piensas que mola), etc. Por cierto, dame el número de tu jefe que yo también quiero trabajar escribiendo una columna semanal y, que por esa ardua tarea que lleva “tanto” tiempo de elaboración, me pueda permitir comprarme Manolos y ropa en tiendas de las grandes firmas.

Carrie, Carrie, Carrie....

Carrie, Carrie, Carrie...

Foreman (House MD)

Foreman me cayó mal desde el piloto. Y la cosa mejoró cuando se acercó a Thirteen, otra que “malamente”, aunque ahora soporto más. Tan borde, tan quejica, tan acusica de sus compañeros, tan “me creo Dios”… Vale, que es el contrapunto a House y que tiene miedo de convertirse en un monstruo como Greg, pero de todos los secundarios de esta serie es el que se lleva la peor nota, porque verlo en pantalla resulta ser una odisea.

Foreman

¡Foreman, cállate, déjame en paz!

Ahora es vuestro turno. Esperamos saber quiénes son vuestros odiosos para apuntarlos en la lista negra.

Posdata: pido perdón por si alguien se siente molesto con la entrada o porque haya atacado a alguno de sus personajes preferidos. Si es así, que comente. Intentaré adoptar una postura comprensiva, pero aviso: estoy cegada por el odio…

Posdata 2: creo que Lost merece una entrada de “odiosos” profundos para que todos entremos en un debate a vida o muerte 😄

Buscando a Carrie desesperadamente

25/02/2010

Becki, "virgen" y... ¿fabulosa?

Noticia de la semana para los fans de Ugly Betty: Becki Newton, la hilarante (futura ex) secretaria de Mode, por fin ha encontrado trabajo para la temporada que viene. Mejor dicho, lo ha elegido, porque ofertas no le han faltado; hasta once propuestas se dice que ha tenido desde el anuncio del final de Betty. El personaje, según parece, tiene poco que ver con la inestable Amanda: se trata de Annie, una trabajadora social optimista y romántica… que resulta ser virgen.

Pero lo curioso en este caso no es quién, sino dónde va a trabajar. Se trata de Love Bites, un proyecto de la NBC del que por el momento sólo se ha encargado el piloto, centrado en tres historias de amor, matrimonio y relaciones. La propuesta corre a cargo de la mismísima Cindy Chupack, productora y guionista de Sexo en Nueva York.  E, inevitablemente, surge de nuevo la eterna pregunta: ¿es éste el enésimo intento de revivir el éxito de Carrie y sus chicas? Parece que, desde que la serie terminase, todo aquel que trabajó en ella ha intentado recuperar la fórmula, aunque hasta ahora sin éxito.

Las chicas de Cashmere Mafia y las de Lipstick Jungle

Cashmere Mafia, producida por el propio Darren Starr, alma mater del proyecto de Sexo en Nueva York, apenas alcanzó los siete episodios de vida. La serie no era mala (si Cougar Town aún sobrevive… la calidad no es un argumento), el reparto era pasable y sobre todo conocido pero las altas expectativas de cara a la “heredera de Sexo en Nueva York” no fueron satisfechas y los fans la abandonaron pronto. Y, si el “padre “de Carrie no lo logró, tampoco la “madre” tuvo un éxito definitivo. Candace Bushnell, autora de las columnas y  la novela que originaron la serie de HBO, lanzó de manera casi simultánea Lipstick Jungle (o, como dice nuestra seriéfila extremeña, “Slapstick Jungle”). La serie contaba con Brooke Shields como gran reclamo, apoyada por la futura doctora Teddy Altman (Kim Raver) y la mismísima novia de Ted Mosby (Lindsay Price), y logró mantenerse en antena dos temporadas. Además, la coincidencia en el tiempo de ambos proyectos provocó, según dicen las malas lenguas, un agrio enfrentamiento entre Darren y Candace… aunque sospechamos que ya todo está olvidado, y que quedan para tomar Cosmopolitans pagados por los beneficios que está generando la franquicia Sexo en Nueva York, ahora en cine.

Desde aquí, le deseamos la mejor de las fortunas a Love Bites, pero, como diría Carrie, “no podemos evitar preguntarnos”… ¿Por qué las herederas de Sexo en Nueva York nunca funcionan? Si me lo permitís, me atreveré a aventurar una teoría: Cashmere Mafia era de la ABC; Lipstick Jungle era de la NBC…. pero Sexo en Nueva York era, y además sólo podía ser, de HBO. Carrie, Charlotte, Miranda y sobre todo Samantha no podrían haber existido en ninguna otra cadena (con permiso de Showtime). Además, si Sexo en Nueva York tuvo éxito fue porque habló, cuando nadie lo había hecho antes, de tabúes televisivos, de una forma hasta entonces inaudita. Conclusión: no basta con juntar a tres o cuatro amigas solteras y fabulosas que se cuentan sus historias para lograr el ansiado éxito. No olvidemos que ya con Mujeres Desesperadas se habló de una sucesora para Sexo en nueva York, y por fortuna para todos, resultó ser algo muy diferente pero igualmente exitoso (el debate sobre cuál es mejor o peor queda para los comentarios). De modo que lo mejor que podemos esperar de Love Bites es que Cindy Chupack recuerde que está haciendo otra serie, y no caiga en el error de Starr y Bushnell.

Y a vosotros, ¿se os ocurren otros ejemplos de intentos de repetir el éxito de otra serie por imitación? ¿Qué esperáis de Love Bites?